Home

Los sonidos, los rostros, los olores le resultan ajenos. Busca inútilmente entre esas fachadas coloridas, luminosas y desconocidas, algún vestigio de sí misma. Algo en lo recóndito de sus anhelos le hacía pensar que la ciudad la esperaría, congelada como un álbum de fotografías y le tendería los brazos ahora que tanto lo necesita.

Cuando se fue con el brillo de un anillo en su mano derecha y todas sus pertenencias empacadas en 5 maletas, tenía la certeza de que no extrañaría el árbol de mango, ni el pan de coco de la esquina, ni a sus compañeros de infancia.

Se sienta sola en la barra de un café que le resulta llamativo. Oye una voz que le arruga el alma y ve ese rostro que se asoma por encima de la máquina de capuchino. Los desamores y el cansancio han dejado su huella, pero detrás de todos esos años está él, escondido en algún lugar dentro de ese cuerpo con sobrepeso y esa coronilla despoblada.

Se miran y se sonríen despacio, como si la sonrisa tuviera que viajar a través de todos esos años para encontrarlos ahí, como dos extraños. Él se acerca y le da un beso en la mejilla, a ella el corazón se le quiere salir, pero lo oculta tras la risa serena y las  palabras pausadas. Ella no quiere hablar del clima ni del último escándalo de corrupción, pero le resulta inútil hacer la crónica de su vida.

Él le habla con entusiasmo de su negocio, del decorado, de las máquinas antiguas, del esfuerzo que representó dejarlo tal como lo había soñado. Le toma la mano para hacer el recorrido por el lugar y siente la cicatriz del anillo que se la llevó. Observa el dedo aquel, suspira y le dedica un gesto de comprensión.

Se toman un expreso, intercambian teléfonos y pasan varios minutos estancados en el silencio, mirándose desde dos extremos opuestos de ese largo puente que tejió el destino. Ella se levanta de la mesa con el corazón hecho una pasa, le da un amplio abrazo y sale del lugar con un viejo tango retumbándole por dentro.


Facebook
Twitter
More...

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s