Home

Es difícil saber qué doblez de la historia colombiana, qué suceso o conjunto de actitudes, convirtió el oficio de maestro de escuela en una actividad tan devaluada que casi se puede usar como burla o insulto.

Se sabe de sobra que los libros de texto se quedaron en el siglo antepasado; que las aulas y las prácticas pedagógicas a veces son dolorosas y hasta castrantes; que ir al colegio no es precisamente una actividad que produzca placer o emoción en la generalidad de los alumnos. Está claro que parte de la deserción escolar que tanto preocupa al sistema educativo, se debe a que la escuela es muchas veces aburrida e impertinente.

Pero, con todo y eso, no se puede culpar de este fenómeno únicamente a los maestros. Es más, mientras  se menosprecie la labor del profesor, especialmente de ese que inicia los caminos, que da a conocer las letras y los números, que lee cuentos y entona canciones, mientras no se recupere el lugar privilegiado que tenía el maestro en la sociedad, será muy difícil que la escuela y sus artífices se preocupen por hacer del aula un lugar mejor.

Si bien hace falta reinventar la escuela, procurar por todos los medios acercarla al mundo del estudiante, el verdadero maestro va mucho más allá de obligar al alumno a repetir fechas y nombres propios, un profesor apasionado enriquece la mirada del pupilo, le permite ver el mundo a través de varios lentes, lo lleva por lugares desconocidos, lo invita a preguntarse incansablemente, lo insta a encontrar su propia voz.

Por eso estas breves líneas, insuficientes para describir el invaluable papel del profesor en la sociedad, invitan a los lectores a recordar que parte de sus intereses y reflexiones fueron forjados de la mano de un docente y aunque los maestros no siempre están en las escuelas, al lado de los tableros, sino que los encontramos en una tienda de esquina o en la silla de un bus, esos que se dedican a la labor de tiempo completo, merecen un lugar especial en la historia personal y en el ámbito social.

Share on Facebook

Share

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s